ASOLOFAL
Asociación de Logopedia Foniatría y Audiología del Litoral
Bv. Oroño 1187 1 "I"
2000 Rosario

VIOLENCIA ACÚSTICA SOCIAL

Documento 2005

La Asociación de Logopedia, Foniatría y Audiología del Litoral, a través de su Comité Científico Interdisciplinario de Ecología y Ruido, llevó a cabo en los días 30 de setiembre y 10 de octubre, sus tradicionales Jornadas sobre Violencia Acústica. En esta ocasión, referidas a Violencia Acústica Social, que se realizan en esta fecha por haber instituido el H. Concejo Municipal de Rosario, a instancias de ASOLOFAL, el 10 de octubre como "Día del Entorno Sonoro Saludable" y a la semana que lo contiene como Semana de la Sonosfera Saludable (Ordenanza 6494/97).

Las mismas, declaradas "de interés municipal" por el H.C.M.R., contaron con el auspicio de numerosos organismos oficiales y privados, siendo su aspecto distintivo el alto nivel científico de todas las ponencias presentadas. Participaron distinguidos profesionales de reconocidos méritos en sus respectivas especialidades, tanto del país como del extranjero. Merecen destacarse los aportes de distintas facultades de la U.N.R. y de Universidades de Nicaragua y de la República Oriental del Uruguay.

Se reafirmó la definición de la expresión "Violencia Acústica", término acuñado por ASOLOFAL que identificó a las distintas Jornadas nacionales e internacionales realizadas por la Asociación, que abarca toda la problemática derivada del ruido.

Se puso de manifiesto que los daños del ruido ya están concienciados por la sociedad actual. El ruido no solamente afecta la audición, sino todo el organismo en su integridad física, psíquica y social. Altera al individuo en todas las etapas de la vida, aún antes de nacer y en los distintos hábitat en que se encuentre: sanitario, urbano, doméstico, escolar, recreacional, artístico, laboral, etc. También incide negativamente en la naturaleza.

Se plantea la Violencia Acústica como expresión de poder o como forma de anular la capacidad de reacción, dándose el ejemplo de algunos ámbitos de ruido recreacional donde éste determina mayor consumo e implica la anulación de la capacidad crítica de esta situación.

Fueron tratadas la hipoacusia social y la desprotección del ciudadano ante los factores que la originan. Asimismo, en los adultos el ruido precipita y acelera el fenómeno natural del paso de los años (presbiacusia). Se proponen campañas de prevención y de educación humanística en valores, que deberán comenzar por el hogar y la escuela, ya que en ambos no existen hábitos sonoros saludables, y continuar por los distintos ambientes, imponiéndose la necesidad de una mayor información sobre higiene sonora.

La escuela es un ámbito acústicamente deficiente, donde el ruido constituye un factor de riesgo, dado que el niño necesita de un equilibrio psicofisicoemocional para la adquisición y/o desarrollo del aprendizaje.

Si la distancia, el ruido y la reverberación alteran la percepción de la palabra hablada en el normo-oyente, es fácil imaginar la incidencia en las personas hipoacúsicas bilaterales profundas en situaciones socio-educativas.

La tecnología de última generación, hoy permite una real compensación, mediante audífonos superpotentes programables, digitales, y los equipos de FM.

En el plano artístico se analizó la evolución acústica de los teatros desde la antigüedad a la época actual, circunstancias que la condicionaron, y finalmente se presentó un orden de jerarquización de los teatros a nivel mundial, que lleva a considerar cómo desde los primeros tiempos se dio importancia a la acústica en la comunicación del artista y su público.

Se consideró la hipoacusia de los músicos, sobre la base de un estudio realizado en la Orquesta Sinfónica Provincial de Bahía Blanca y otros aportes, considerándose que ésta se puede prevenir con programas a tal efecto. De no hacerlo, el daño ocasionado es irreversible.

La tecnología pone actualmente en las manos de la mayoría de los músicos la totalidad de los tipos de ondas y espectros disponibles para su uso artístico. Esto está modificando drásticamente la valoración del ruido en su sentido acústico. Se constata que también la noción comunicacional de ruido es muchas veces incluida por el arte sonoro actual, debido a la constante renovación de sus códigos estéticos.

En el plano laboral se expuso una visión médica del trauma acústico, alteraciones orgánicas y fisiológicas y sus formas de prevención.

Se planteó la importancia del contenido semántico en la valoración del ruido, en contraposición de solo contemplar el nivel sonoro.

En el ámbito urbano, se presentó un relevamiento acústico de los distintos distritos de la ciudad de Rosario. Las conclusiones preliminares son que zonas con igual tipología, flujo vehicular, etc., tienen niveles muy diferentes y que zonas muy diferentes tienen niveles similares. Esto muestra la necesidad de tener en cuenta las fuentes más alejadas, que afectan al ruido de fondo.

Las simplificaciones de la realidad, en el caso de los modelos predictivos de ruido, deben ser siempre empleadas con espíritu crítico y con conocimiento de las herramientas, puesto que las aplicaciones que se realicen podrían comprometer el bienestar y la calidad de vida de la población, generando impactos en el entorno diferentes a los deseados.

El ambiente es un sistema integrado en donde se transmiten las ondas sonoras y luminosas que pueden resultar perjudiciales. Para cuidar el ambiente es imprescindible abandonar la posición de espectador para convertirse en protagonista.

El derecho al medio ambiente sonoro saludable es un derecho fundamental, un derecho humano. Su protección o desprotección conlleva al amparo o violación de otros derechos, como el derecho a la salud, al descanso, al desarrollo integral, a la vivienda digna, a la inviolabilidad del domicilio, a la propiedad privada.

Se remarcó que del total de denuncias por perjuicios ambientales presentadas en la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Santa Fe, la mayoría era a causa de la contaminación acústica.

No existe un único criterio de progreso asociado a las cuestiones tecnológicas. Ante este panorama se torna fundamental la revalorización del pensamiento reflexivo por sobre el pensar calculador. El ruido no es un fenómeno natural, sino que está construido socialmente. Otro tipo de sociedad tecnológica menos violenta, más justa y humana es posible de ser plasmada, si es que así nos lo proponemos con suficiente firmeza y convicción.

 

Rosario, 1 de octubre de 2005